Una de las recetas tradicionales y por las cuales mejor se conoce las virtudes del bonito del norte es la receta clásica de bonito guisado con tomate. La elaboración es perfecta para cualquier momento del día y además, también puede embotarse en tarros de cristal para disponer de alguna oportunidad más para consumir este plato fuera de temporada.

En primer lugar, tenemos que lavar y limpiar los trozos de bonito que hayamos seleccionando con el objetivo de eliminar cualquier escama o resto de sangre. Una vez lavadas las piezas habrá que secarlas porque los pasaremos por una cazuela con aceite de oliva caliente para sellar las piezas de bonito, que salpimentaremos una vez hayan sido selladas y no antes.

Aprovechando el aceite en el que se marcó el bonito, y si es preciso añadiendo algo más de aceite de oliva, incorporaremos la guindilla de cayena entera y la cebolla y el pimiento, cortados lo más fino que podamos. En el momento en el que se encuentre bien pochada toda la verdura, incorporaremos el bonito que teníamos reservado en un plato y todos los líquidos exudados mientras reposaban las piezas de pescado.

Esperaremos unos minutos a que el bonito adquiera algo de temperatura para añadir la salsa casera de tomate y elevaremos la intensidad del fuego hasta que alcancemos el punto de hervor. A partir de este momento, reduciremos el fuego a baja intensidad y dejaremos el guiso cocinándose durante veinte minutos.

Al igual que el resto de platos de la gastronomía tradicional asturiana, el secreto se encuentra en mimar el producto y guisarlo al fuego más bajo posible.

Si aplicamos esta máxima hay que tener en cuenta que podemos necesitar más de veinte minutos para finalizar el guiso, aunque también tendremos un resultado óptimo al alcanzar un bonito rico, fresco y jugoso.

El guiso estará resuelto y como acompañamiento podemos preparar unas patatas panadera al horno con verduras y también una sencilla ensalada de lechuga y cebolla para aportar frescura en cada bocado.

Previamente, como entrada podemos degustar unos filetes de anchoa en aceite de oliva Agromar, unos mejillones en escabeche La Polar, o un paté de centollo Tierra Astur.

En lo relativo a la bebida, ni qué decir tiene que le va a la perfección cualquier sidra natural o un vino blanco DOP Cangas 7 Vidas o también un blanco de Cangas Viñagrandiella Monasterio de Corias.

Ingredientes:

500 gramos de bonito del norte, 1 pimiento verde, 1 cebolla mediana, 2 dientes de ajo, 1 guindilla de cayena, salsa de tomate casera, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro boletín