Síguenos

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • youtube (en nueva ventana)
22 de Mayo de 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

 

Está usted en: 
  • PORTADA

PORTADA

  Los Serranos, destiladores de oficio

Los Serranos, destiladores de oficio

La saga licorera riosellana, que el pasado día 14 recibió el premio «Familia Empresaria» 2012 de la Asociación de Empresa Familiar, tiene su origen en 1880. Hicieron del alambique una herramienta de trabajo y de vida, la que les hace «mantener el equilibrio», y lo convirtieron en un miembro más de la familia Serrano.
 

Julián Serrano -abuelo de los actuales herederos- y su hermano Francisco fundaron en 1895 la empresa «Anís de la Asturiana» en la localidad toledana de Quintanar de la Orden y el primero se trasladó, años después, a Oviedo, donde abrieron una segunda fábrica. En 1932 uno de sus hijos, Emilio Serrano, se casó en la parroquia riosellana de San Martín de Collera con Carmen Quesada Llano.

El oficio confluyó por una doble vertiente, paterna y materna, pues Carmen Quesada era nieta de Bernardo Llano, un industrial que, asociado a los hermanos Blanco, ya en 1880 destilaba aguardiente de sidra en unos terrenos de la playa riosellana de Santa Marina.

El matrimonio Serrano Quesada tuvo cinco hijos: Emilio y Julián, nacidos en Ribadesella, y Ramón, Javier y José Luis, en Quintanar de la Orden. Tras finalizar sus estudios se integraron en la sociedad familiar, que se separó de «Anís de la Asturiana» en 1947 y los hermanos Víctor, Juan y Emilio Serrano fundaron en Madrid el conocido «Anís Tico-Tico».


En 1960 inauguraron la actual fábrica en la localidad riosellana de Collera y ampliaron sus productos. Además de anisados empezaron a destilar aguardientes de sidra -tomando el testigo de su bisabuelo materno- y obtuvieron un gran éxito, logrando en 1989 el reconocimiento europeo a la calidad.

Hoy la quinta generación, camino de la sexta, continúa en la factoría riosellana con la calidad como base esencial y donde la artesanía es apellido y patrimonio. Hijos, nietos y bisnietos de Julián Serrano y hasta tataranietos de Bernardo Llano se afanan cada día en ofrecer al mundo sus mejores licores de frutas, guindas, manzana, avellana, miel, orujos y también una amplia gama de hierbas.

Emilio Serrano hijo es uno de los actuales herederos y nieto del fundador. Agradece, en nombre de toda su familia, que la Asociación de la Empresa Familiar les conceda «el honor de recibir tan prestigioso premio». Serrano recuerda, además, que sus antepasados «fueron el cimiento de nuestra vida, y a su sombra nos fuimos cobijando, al abrigo de las innovaciones».

El empresario riosellano rememora algunos de los consejos heredados de los primeros destiladores, como «archivar las adversidades familiares con un compromiso de todos». Otra de las máximas de su legado es que «para que algo funcione, lo más importante es la confianza» e hicieron hincapié en «no olvidar que hacer negocio es un momento circunstancial y hacer empresa es futuro».

Amar a la empresa y respetar la tradición familiar son los dos pilares que sustentan una saga que además se ha inspirado en su herramienta de trabajo, el alambique, con el que destilan los aguardientes y licores. De él han tomado la «prudencia, la paciencia y la fuerza espiritual que deja su destilación».

Son 133 años que recibieron el premio a la Familia Empresaria y que resume la creencia de que «la calidad ni se explica ni se improvisa, sobre todo se demuestra».

Fuente | LNE.

 

volver

<< Mayo de 2017 >>
    L M X J V S D    
    1 2 3 4 5 6 7    
    8 9 10 11 12 13 14    
    15 16 17 18 19 20 21    
    22 23 24 25 26 27 28    
    29 30 31            
                     
  •  Cultura
  •  Gastronomía

Destacamos

TODAS
Fabes I.G.P. Tierra Astur con Pixín

RECETAS

Fabes I.G.P. Tierra Astur con Pixín
Verduras de primavera salteadas, pulpo, langostinos y salsa romesco

RECETAS

Verduras salteadas, pulpo, langostinos y salsa romesco
Cebollas rellenas de bonito del norte

RECETAS

Cebollas rellenas de bonito del norte