Síguenos

  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • youtube (en nueva ventana)
17 de Diciembre de 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

 

Está usted en: 
  • PORTADA

PORTADA

  La cocina medieval en Asturias, las bacanales gastronómicas

La cocina medieval en Asturias, las bacanales gastronómicas

La sociedad medieval fue durante siglos una sociedad rural, en especial en Asturias en donde más del noventa y cinco por ciento de la población vivía en el campo, centro de actividad de toda la sociedad medieval en cualquier caso. La familia era la primera unidad de producción para los campesinos medievales asturianos. En los hogares vivía la familia nuclear a la que habitualmente se unían los abuelos.
 
La distribución del trabajo se realizaba para cada miembro de la familia sin excepciones. Así, mientras los hombres y los más jóvenes pasaban largas jornadas labrando las tierras, las mujeres eran las responsables de alimentar y cuidar el ganado, los huertos, conservar los alimentos y las bebidas. La función de la mujer en la gastronomía asturiana medieval era capital ya que eran responsables de que los productos durasen en el mejor estado posible toda la temporada, además de ser las que alimentaban al conjunto de la familia.
 
El pan y las carnes de tiro protagonistas de la dieta medieval
 
El pan constituía la base de la alimentación de las clases populares, estrato social que empleaba este alimento en el setenta por cierto de su dieta, pudiendo llegar a comer entre un kilo y kilo y medio de pan por persona y día, en función de la estación del año. Los cereales que empleaban para la elaboración del pan eran los menos refinados de la cosecha sobre todo el centeno, la cebada, el alforfón, el mijo y la avena.

Las carnes que se consumían provenían todas ellas de los animales domesticados. La caza salvaje quedaba completamente reservada para los señores feudales. La práctica más habitual para guisar las carnes era, en primer lugar, cocer éstas para, posteriormente, asarlas. El asado de la carne se realizaba en piezas enteras para que los diferentes cortes mantuviesen la mayor cantidad de sabores.

La carne de los bueyes y las vacas solamente estaba disponible cuando éstos ya no estaban en condiciones para continuar trabajando como animales de tiro en la labranza de las tierras. En la gastronomía de la Edad Medida, los trabajadores solían emplear también la carne del cerdo y la de diferentes aves, en especial, la del pavo para los días especiales.

 
Las verduras y las frutas, productos frescos de temporada
 
Los vegetales eran consumidos durante todo el año como complemento de la dieta medieval y siempre en función de la estación del año. La forma más generalizada de consumir vegetales en la Edad Media era servirlos en piezas enteras cocidas o acompañando sopas y guisados. Irónicamente, los vegetales eran considerados como alimentos de segunda ya que se encontraban en los huertos de los campesinos y no era habitual, por aquellos tiempos, que campesinos y señores feudales compartiesen tipos de alimentos en sus dietas.

El postre era frugal como el resto de la dieta medieval asturiana. Las fruta servida fresca, seca o en conserva estaba generalizada y en cada zona se consumía la que el campo producía si bien lo habitual eran las sandías, los melones, algunas naranjas y, en el caso de Asturias, muchas manzanas. Además, como el azúcar o la miel eran productos muy exclusivos, la fruta también solía emplearse como edulcorante en alguna que otra elaboración de repostería, en todo caso de carácter excepcional en las familias rurales de la época medieval.

En definitiva, en aquellos tiempos, el pescado apenas se daba a la mesa del obrero mientras que las carnes eran servidas a cuenta gotas y solo cuando los animales de tiro o de producción ya no tenían vigor para desarrollar el fin para el cual fueron criados. La mejor noticia para la gastronomía de la época medieval era que los consumidores de verduras y vegetales tenían casi siempre un producto de temporada con el cual alimentarse, así como con la fruta.

De aquellos tiempos, la gastronomía asturiana ha sabido quedarse con elementos tradicionales relativos al asado de las carnes, a alguna técnica de conservación y, en especial, a la celebración de cenas medievales, eventos gastronómicos que se daban en casi todos los estratos sociales, diferenciándose en todo caso en la frecuencia con la que éstos se celebraban.

 

volver

<< Diciembre de 2017 >>
    L M X J V S D    
            1 2 3    
    4 5 6 7 8 9 10    
    11 12 13 14 15 16 17    
    18 19 20 21 22 23 24    
    25 26 27 28 29 30 31    
                     
  •  Cultura
  •  Gastronomía

Destacamos

TODAS
Fabes I.G.P. Tierra Astur con Pixín

RECETAS

Fabes I.G.P. Tierra Astur con Pixín
Verduras de primavera salteadas, pulpo, langostinos y salsa romesco

RECETAS

Verduras salteadas, pulpo, langostinos y salsa romesco
Cebollas rellenas de bonito del norte

RECETAS

Cebollas rellenas de bonito del norte